....


Pulsar sobre la imagen o sobre los enlaces si se desea más información.




domingo, 6 de setiembre de 2009

Pinceladas del Panamericano 2009 (IV)



Por el Quím. Oscar Kimelman

Estuvimos acompañando a los muchachos con Alejandra (mamá de Matías Laenen) y Sabrina (mamá de Verónica y Patricia de León), junto a los entrenadores Bernardo y Mario, en esa endemoniada maratón de tiempo que implica un evento panamericano.

Nos levantábamos a las 7:30 para ir a desayunar, estando los chicos a las 8:45 puntualmente ubicados frente a sus respectivos tableros, y nosotros acompañándolos y sacando fotos para luego retirarnos a las 9:10 a esperar resultados. Como es costumbre en los Torneos Panamericanos de categorías jugados en Argentina, los padres y entrenadores no pueden estar presentes en la Sala de Juego durante el desarrollo de las partidas.





A medida que los chicos iban saliendo de la Sala, unos con Bernardo y otros con Mario, revisaban las partidas para luego ir a almorzar, actividad que nos insumía entre 70 y 90 minutos. La comida era abundante, pero muy repetitiva en el menú pues era a base de pollo y pastas.



Luego, nos fijábamos en las carteleras los emparejamientos para saber qué rivales había que enfrentar en la tarde y así preparar las partidas.

Ingresábamos unos 10 minutos antes de las 17:00 a jugar el segundo encuentro del día, tras dos o tres horas de preparación con los profes, para luego ir a cenar, ver los listados de emparejamientos, revisar las partidas de los ocasionales rivales y pensar qué proponer ante ellos al día siguiente.



Luego, los más chicos seguían con los juegos en la sala de la planta baja, descargando el resto de adrenalina que les quedaba, y los más grandes se quedaban concentrados en las habitaciones a la espera del nuevo día. Con Gabriel, por ejemplo, nos acostábamos bien pasada la medianoche.

Las instalaciones del hotel eran muy cómodas, cuartos bastante amplios, el lobby del hotel bien grande, donde esperábamos los resultados junto con algunos amigos argentinos y peruanos.



Quiero resaltar la gran labor que realizaron Bernardo y Mario con los chicos y jóvenes, pues eran todos los días muchas horas de muy buen trabajo, correctivo y formativo.

Asimismo, destaco el esfuerzo de la Federación Uruguaya de Ajedrez que decidió enviar a los profes, marcando una senda de trabajo acorde con la idea de un mejoramiento continuo.







En cuanto al tema de resultados de juego, al estar en contacto con entrenadores y jugadores de otros países, tengo la percepción de una gran diferencia de horas de dedicación en cantidad y calidad. Hay chicos que trabajan mucho solos, hay jóvenes que trabajan mucho y tiene algún profesor y otros trabajan mucho solos y con varios profesores en distintos temas. Pero el común denominador es que trabajan duro.

Además, compiten muy seguido y tienen muchas partidas serias a lo largo del año, a la vez de blitz.




0 comentarios:

Publicar un comentario